viernes, 20 de febrero de 2009

José Luis Salanova: «Siempre me ha gustado seguir y contar las historias de sucesos»

Esta noche, a las 20:00 horas, presenta en el Hotel Churra su libro 'El misterio continua. Casos y crímenes sin resolver en la Región de Murcia»

769768

El veterano. Grande entre los grandes. Tu amigo Carris.

JOSÉ LUIS SALANOVA PERIODISTA

Su interés por todo lo relacionado con sucesos e investigaciones policiales, hizo que cuando trabajaba como redactor de La Verdad, se le conociese como Comisario Salanova. El paso del tiempo no le ha hecho olvidar aquellos casos, algunos espeluznantes, que siguió muy de cerca, como si, en efecto, fuese un auténtico policía inmerso en el descubrimiento del drama que había tenido lugar. Por eso, esta tarde, a las ocho, en el Hotel Churra, José Luis Salanova presenta un libro singular (El misterio continúa. Casos y crímenes sin resolver en la Región de Murcia), del que ha sido autor y editor.

- ¿Cómo se le ocurrió, al cabo de tantos años, recuperar estos temas, para escribir un libro?

- Es algo que yo venía pensando desde hace mucho tiempo, porque, de mi época de redactor de sucesos, guardo documentos de los casos más interesantes. Además, yo quería hacer un recorrido por los lugares donde sucedieron, para ver si permanecían vivos en el recuerdo. He visitado también cuarteles de la Guardia Civil, policía y juzgados. De unas cosas y otras ha surgido este libro, que puede ser muy interesante, por que todavía son casos que no se han olvidado en los lugares donde ocurrieron, y sobre los que mucha gente se pregunta por qué no se han podido aclarar.

- ¿Le han permitido recopilar nuevos datos?

- En algunos casos sí; en otros, no. Todavía hay familias y vecinos que se acordaban de mí y me contaron cosas. En otros lugares, sigue imponiéndose el misterio y mucha gente no quiere recordar nada, porque algunos casos, de crímenes o desapariciones, fueron un auténtica pesadilla para muchas familias o para todo un pueblo.

- ¿Algún caso concreto que se recuerde con mayor persistencia?

- Basta decir que todavía, al cabo de unos veinte años, siguen llorando los hermanos de una chica que desapareció en San José de la Montaña. O el caso de la joven de Portmán, que murió asesinada en Nochevieja. Las familias de estas víctimas siguen recordando y, al mismo tiempo, también siguen deseando que se aclaren los hechos, porque piensan que pasean tranquilamente por los pueblos los responsables de esos crímenes o desapariciones. Excepto en un caso, no he incluído fotos de los protagonistas de estos sucesos, como tampoco he querido recrearme morbosamente con tan dolorosas historias. Pero ojalá que, con motivo de este libro, algunas personas recordaran detalles que pudieran llevar a la aclaración definitiva de los hechos.

- ¿Y usted ha descubierto algo nuevo, a propósito del libro?

- Sí. En el caso de Portmán, hay cosas que no coinciden con lo que entonces se contó, respecto a las circunstancias en las que murió la chica. En el caso del niño de Los Cánovas desaparecido en un accidente en Somosierra, yo creo que está vivo. Cerca del lugar donde ocurrió el accidente, que por cierto no se investigó, había un chalé con muchos niños que pertenecían a una secta. Un tío del desaparecido pidió en repetidas ocasiones veces que se investigara en ese chalé, pero nadie le hizo caso.

- ¿Ha dejado sin incluir otros casos sin resolver?

- Sí. Está el caso del taxista de La Manga, un caso raro entre dos hombres con un tercero de por medio; pero los que más me atrajeron en mi tiempo de redactor de sucesos son estos casos que hay escritos. El libro se acaba con el tema secreto de los ovnis, para el que he utilizado un estudio que me han facilitado dos antiguos altos mandos del Ejército y de la Guardia Civil.

- ¿Usted contaba estas historias en el periódico, solo porque era su obligación o porque le gustaba narrarlas?

- Siempre me ha gustado seguir y narrar estas historias.. Cuando llegué a La Verdad, Juan Francisco Sardaña, el director, me fichó para que me encargase de los sucesos. Eran temas que seguíamos hasta el final, por los que no dormíamos, a base de pasarnos muchas horas investigando. En el caso citado del niño desaparecido fui hasta Colmenar Viejo, siguiendo la presunta pista del chiquillo, para hablar con una juez o conocer las investigaciones que se allí se estaban realizando.

 

salanova

Pulsa el recorte de prensa para ver la edición impresa de La Verdad a página completa

2 comentarios:

Raúl Masa dijo...

Carris, con una Licenciatura de 5 años, al final hacías un Blog como debe ser.

Me alegro de que el trabajo que llevas desarrollando un año y pico se vea refrendado con más aportaciones.

Siempre estaré en deuda contigo por dejarte un "poco tirado" con esto, pero son muchos los disgustos que me ha dado la UM, y cada vez que veo el escudo, me dan sarpullidos.

Pero que sepas de cara al futuro, que aquí tienes a un apasionado de esto de la Comunicación. Y aunque en pocos meses coja "dirección Madrid", siempre puedes contar con un chalado de estos mundos para proyectos digitales de Comunicación e Información.

Un saludo

Carris dijo...

Gracias Raúl, no te reprocho nada, sé que estás ahí, muchas gracias.