domingo, 29 de junio de 2008

Entrevista a ... (Manuel Monje), por Alejandro Vilas

Manuel Monje

“A mi hermano no le gustaba el cante, le gustaba más torear”

Son las 21:30, Manuel no se hace esperar, suena el timbre y sí, hay está “Manué”. Viene en vaqueros con una chaqueta marrón, su rostro refleja la sapiencia sobre una de las historias más bellas del flamenco. Nos ubicamos en mi cocina, de beber prefiere una cerveza, pero “fresquita”. Acepta el envite de una tapita de chicharrones, “se dejan comer”, me comenta al probarlos.

Manuel Monje Cruz (1932,La Isla), es el hermano mayor de José Monje Cruz “Camarón de La Isla”, de oficio forjador y cantaor de flamenco durante muchos años en el cuadro donde bailaba Sara Baras. Reconoce que el cante flamenco no era la debilidad de su hermano “a mi hermano no le gustaba el cante, él se ponía con las palmas a llevar el ritmo, yo le corregía y se mosqueaba” “a él le gustaba más torear, pero dijo que vio más fácil cantar”.Camarón comenzó a cantar desde que tenía uso de razón. Cuenta Manuel que se iba a la Plaza de la Iglesia (plaza céntrica de la Isla) a ver los taxistas porque le gustaban muchos los coches, y allí “los taxistas le pedían un fandanguito y me hermano se lo cantaba”. Desde esa edad se dieron cuenta en la familia de que el pequeño José iba a ser artista, aunque nadie esperaba que ese niño rubio se convirtiera en lo que hoy es, un mito del flamenco “eso no lo sabía nadie, ni yo ni él, a José le daba lo mismo salir a cantar con un “smoking” que con un chándal". “Ahora que lo estoy presenciando todos los días es cuando me estoy dando cuenta de quien ha sido mi hermano”.

-------------------------------------------------------------------------------
"Ni José ni yo sabíamos que él era un mito del flamenco"
-------------------------------------------------------------------------------

Se le llena la boca hablando sobre la cantidad de gente que va todos los días al cementerio a visitar la tumba del cantaor isleño. Aunque ya han pasado dieciséis años de la muerte de Camarón, Manuel asevera que por el campo santo pasan millones de personas de todos los lugares del planeta “vienen gente de Barcelona, EEUU, Alemania, hasta los moros…”, “allí llega la gente llorando con el corazón encogido como si fuese algo suyo, niños, mujeres, hombres, chavales, chavalas, cuando los veo llegar digo, "oju ya me van a dar la tarde"”. Lo que más le impresionó de todas esas visitas fue la de un niño que llegó con su padre y quería quedarse a dormir allí. Como éste niño son muchísismas las personas que van al cementerio, y muchísimas también son la cantidad de fotos que el hermano mayor de Camarón se tiene que echar con todo el que pasa por allí “yo ya he dicho que voy a cobrar derechos de imagen, cuando me dicen una foto no es una, sino 40 o 50”, cuenta con mucho arte Manuel.

La relación con José era similar a la de un padre con un hijo. Camarón perdió a su padre con 13 o 14 años y fue su hermano mayor Manuel, 18 años más grandes que él, quien lo guiaba por ese largo camino que le esperaba al cantaor “él a mi me respetaba mucho, como si fuera su padre”,“fíjate como me respetaba que cuando venía de trabajar de Madrid, se llegaba antes a la fragua (donde trabajaba Manuel) que a visitar a mi madre”. Ésta se mosqueaba cuando llegaba a la fragua y lo veía allí.

----------------------------------------------------------------------------------
"La relación con mi hermano era como la de un padre con un hijo"

----------------------------------------------------------------------------------

José, como todo el mundo, tuvo sus influencias en su forma de cantar. Su inspiración fue su madre Juana y la Perla de Cádiz, “la Perla era una mujer que por aquella época venía mucho a casa y se quedaba a dormir, era como de la familia, se llamaba Antonia y la verdad es que cantaba muy bien”, nos detallaba sobre una de las cantaoras más influyentes en el estilo de Camarón.

 

Antes de empezar a hablarme de José, bebe un sorbito de cerveza, se pone serio y comienza diciendo que él a su hermano no le veía ningún defecto, de hecho se muestra muy agradecido, “desde que estaba vivo hasta ahora después de muerto, él está haciendo por que mi gente no pasen fatiga”. No sabe decirme quien era más grande, el "Camarón persona" o el "Camarón artista", “como persona José era el "no va más" y como artista ya lo estáis viendo ustedes, a mi no me gusta decirlo porque eso lo tiene que decir la gente”, asegura con una humildad apabullante.

Dicen los textos y escritos sobre la vida de Camarón, que éste comenzó su andadura como cantante en la Venta de Vargas. Manuel lo desmiente de forma tajante, “no, de eso nada, en la Venta de Vargas no ha empezado él, el que ha empezado allí he sido yo que he trabajado durante 18 años. Mi hermano llegaba allí cuando ya venía de Madrid y si tenía que echar un ratito lo echaba, pero de ganarse allí la vida, nada de nada”.

----------------------------------------------------------------------------------
" Él jamás trabajó en la Venta de Vargas, el que trabajó allí durante 18 años fui yo"

----------------------------------------------------------------------------------

Antes de irse a trabajar a Madrid, donde estuvo 9 o 10 años, Camarón cantó en muchos concursos provinciales donde se solía llevar el primer premio. Manuel por entonces era su representante ya que José era menor. Allí en Madrid conoció a Paco de Lucía, a su hermano Pepe y a su padre, Antonio Sánchez, éste cuando vio las virtudes de Camarón comenzó a trabajar con él y a sacar sus discos. “Divina, la relación fue divina, tanto Paco como su familia son muy buena gente, cuando murió mi hermano hubo una polémica con los discos pero lo arregló la Chispa (viuda de Camarón) con unas declaraciones que hizo”,aclara sobre la relación de Camarón con Paco de Lucía y su familia.

José Monje Cruz, tuvo como nombre artístico “Camarón de la Isla”. Camarón se lo puso su tío José porque de pequeño era muy rubio, y ya él le añadió “de La Isla” porque siempre quiso llevar a su tierra por allí donde él fuera. En la Isla, hay una ruta turística que lleva por nombre “La ruta del Camarón” donde los visitantes pueden ver los lugares donde José se crio y creció. Por esto y por muchas muestras de cariño más, Manuel asegura que no tiene queja alguna de La Isla y piensa que su hermano sí fue profeta en su tierra aunque se excusa diciendo, “lo que paso es que mi hermano al trabajar en Madrid, no le permitían bajar a San Fernando, allí formó una revolución y le hacían contratos largos de dos o tres años y lo tenían "trincaíto"”.

Todo aquel que sepa un poco de la historia del flamenco y de Camarón, habrá escuchado hablar alguna vez sobre Manolo Caracol. Cuentan, dicen, se rumorea, hablan por ahí, que éste no se llevaba muy bien con José. De hecho dicen que unas de las veces que Camarón estaba de visita en la Venta de Vargas, se encontró con Manolo Caracol y allí comenzaron un pequeño “pique” de cante en el que el joven isleño salió triunfador. Manuel en una nueva exhibición de humildad me quiere medio desmentir esta relación entre los dos cantaores, pero no lo consigue o no lo quiere conseguir del todo, “Manolo quería mucho a mi hermano, no es que no le gustara como cantaba, sino es que veía como era José y le daba algo de coraje”, y en cuanto al famoso “pique”, me dice que, “no, no hubo dicho pique”,“lo que pasó es que ese hombre veía que cuando José empezaba a cantar se lo comía”.

Son muchas las historias que cuentan sobre el malogrado cantaor isleño, entre ellas aquella que dice que José también se ganaba la vida cantando en los tranvías junto a su amigo y cantaor de flamenco Rancapino. Enseguida Manuel se encarga de desmentirlo, “no no, de eso nada. Además estoy harto de decirlo. Mira, estuve en Madrid con Andrés Caparrós en directo y se lo dije; cuantas veces lo voy a tener que decir, mi hermano no se buscaba la vida en los tranvías Andrés Caparrós”. A la gente le da por hablar, me dice Manuel, “si se hubiera ganado la vida en los tranvías no pasa nada, pero como es mentira…” “mi hermano empezó en la Calle Real con los taxistas, se hizo mayorcito, se fue a Madrid, se colocó en Torrebermeja y allí la última vez me dijo; Manuel coge el sobre que nos vamos “pa” la Isla. Ya después se dedicó a sus festivales y a sus disquitos”,aclara haciendo un breve recorrido por la vida artística de José.

----------------------------------------------------------------------------------
"A la gente le gusta hablar mucho, José nunca se gano la vida en los tranvías"

----------------------------------------------------------------------------------

El vaso de cerveza está ya pidiendo un recambio, la ración de chicharrones casi ha caído por completo. Mientras hablamos de la película de Jaime Chávarri, “Camarón”, basada en la vida del artista, le sirvo otra “cañita”. “A mí no me ha gustado nada la película porque la muerte de mi padre la ponen hay como un perro rabiando, y mi padre murió como cualquier persona humana”, no sólo es esta la cuestión por la que a Manuel no le gustó el filme, “después ponen que mi hermano iba a la Venta de Vargas como si estuviera "esmayao", y él no ha pasado necesidad en su vida. Yo no he pasado hambre en mi vida, ni en los años cuarenta cuando estaba "to el mundo esmayao", y él ya ves, le llevo 18 años, pues menos todavía”. La productora informó a “La Chispa” sobre la realización de la película, ésta le dijo, “mira que le vais a hacer una película a Camarón de La Isla no a cualquier persona…”, estos le prometieron una biografía a la altura de lo que fue el artista. A Manuel nadie le informó sobre la película, excepto, Martín Bello, actor que lo interpretaba a él, “llegó un día a casa y no me dijo prácticamente nada, me podía haber preguntado y yo le hubiera dicho, pues mira tal…”. Para la familia Monje, la película no representa la realidad, aunque eso sí, me reconoce que Óscar Jaenada, el actor que interpreta a Camarón, lo borda. “El chiquillo sí, yo estuve en el rodaje en todo momento y se parecía mucho, en el movimiento de la boca, al cantar se adelantaba o se atrasaba perfecto, "la echurita" de él con las manitas, parecía que era él”, “bueno, a mi cuña Chispa me la tenía que llevar porque se hartaba de llorar cuando lo veía”.

----------------------------------------------------------------------------------
"A mi la película no me ha gustado nada, no refleja la realidad"

----------------------------------------------------------------------------------

“Todos los artistas son muy amigos míos, y todos me conocen”, me dice con orgullo al hablarme de su amigo José Mercé, con quien Camarón compartió escenario en más de una ocasión. Otra artista, la isleña María, “Niña Pastori”, es de la escuela de Camarón, ella creció escuchando al cantaor, y se puede decir que éste fue el telonero de la “Niña”. De hecho me cuenta Manuel que una vez en Cádiz, en un festival de Camarón y Paco de Lucía, José accedió a través de un amigo a subir a La Niña Pastori al escenario. Ésta cantó mientras Paco de Lucía le acompañaba en la guitarra.

Hace unos días salió un disco con coplas inéditas de Camarón, “Reencuentro”. Ha sido Luis, hijo de José, el que lo ha sacado al mercado. “Mi niño Luis tenía por ahí unas cositas y ha hecho el disquito ese, y ahora va hacer otro porque se ha agotado rápido.Él tiene por ahí cositas de su padre y ya él vera”, comenta dándonos una primicia. Habla de su sobrino Luis,para él su niño,éste toca la guitarra, y ha hecho un grupo con el hijo de Manuel, un yerno de éste y un yerno de Camarón, “se llaman de Buena Rama, no lo menciona a él pero lo da a entender”.

La influencia de Camarón en el mundo del flamenco ha hecho que salpique de cierto modo a su hermano Manuel. Éste está de jurado en un concurso de flamenco organizado por la Junta de Andalucía. Me reconoce que él es muy duro para escuchar cantar, no sabe decirme quien es para él el mejor cantaor del momento, quizás Rancapino “pero ya tiene la voz como la tiene…”, ya no hay nadie que le pellizque, no hay nadie que le llegue. Y es que como José sale uno cada 100 años, y si además éste nace en tu casa, jamás podrás ser objetivo.

----------------------------------------------------------------------------------
"Reconozco que soy muy duro para escuchar flamenco, ya no hay nadie que me pellizque"

----------------------------------------------------------------------------------

La ración ya ha caído, la cerveza, lógicamente, también. Nos despedimos mientras admite el orgullo que siente cuando ve que su hermano es reconocido internacionalmente por artistas de renombre como Alejandro Sanz, Prince o Mick Jagger. Son las 21:30 , Manuel me quiere enseñar la fragua en la que trabajaba él y su padre, donde él crió a ocho niños y en la cual José escuchó y aprendió del cante de su madre . Ese lugar, que hoy día es casi un santuario, esconde muchas vivencias de la familia Monje. ¿Cuántos fandangos habrán escuchado esas paredes, cuantas alegrías de Cádiz, cuanta historia en esa fragua hay...?. Dicho esto, creo que tengo que visitar esa maravilla…

Entrevista realizada por Alejandro Vilas

5 comentarios:

Rosario dijo...

Genial, me ha encantado!! Buenísima, en serio, quiero más jejeje ;) FELICIDADES!

Raul Masa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tamara dijo...

Muy chula la entrevista alex!
que hombre mas encantador de verdad!
besotes!

Raúl Masa dijo...

Antes de nada decir que en ningún momento he querido hacer malsonante la expresión arriba citada.

Pido mis más sinceras disculpas.

Además, quien me conoce sabe que soy FAN del mejor cantaor de todos los tiempos.

Javier Osuna García dijo...

Conozco personalmente a Manuel y os aseguro que es un auténtico monumento a la humildad. Un gitano noble, tremendamente sabio, a pesar de la falta de escolarización que por desgracia le tocó vivir a la gran mayoría de los gitanitos de su quinta. Tiene la mirada de fuego de los Monge, de la fragua de su padre Luis, de su madre Juana y fue (ya está muy mermado de facultades) un gran cantaor de atrás; aquí podéis verlo:

http://www.youtube.com/watch?v=QHPsVvjUroE