miércoles, 23 de julio de 2008

Entrevista a ... (Manuel Buitrago), por Juana Sánchez Merlos

Entrevista a Manuel Buitrago, Redactor Jefe del Área Local del diario "La Verdad” de Murcia

"La apariencia de realidad lo tiene todo luego, hay muchas cosas que no la son "

image001

clip_image001

Juana Sánchez Merlos. Murcia

clip_image002

Manuel Buitrago, lleva media vida dedicado al periodismo. Redactor Jefe del Área Local del diario La Verdad de Murcia, a sus 46 años, posee una extraordinaria trayectoria profesional a la que no le faltan reconocimientos. Muy joven abandonó su Cieza natal para estudiar periodismo en Madrid. Antes de licenciarse comenzó a escribir en la verdad de Elche y más tarde, ya como profesional de la información continuó trabajando para el mismo diario, primero en Alicante y después como delegado en Cartagena, hasta su incorporación en la redacción de Murcia. Amante de la lectura y la música, aprovecha el poco tiempo libre que le deja su trabajo para estar con su familia.

-¿Qué es para Ud el periodismo de investigación?

- Aportar algo más a lo que es el periodismo ordinario, en el sentido de profundizar en las noticias y tanto como profundizar, das claves, sobre todo claves de lo que está sucediendo. A veces, las noticias tienen una “vida corta”, se producen en el momento y a la hora ya prácticamente deja de ser noticia, en cuanto llega al oído del receptor, la novedad ya ha desaparecido. La noticia es una cosa tan etérea, tan abstracta, tan relativa... Yo creo que el periodismo de investigación, lo que aporta y se debería de hacer cada vez más, es situar a la gente sobre qué está pasando, dónde estamos y ofrecerle claves, unas veces para hacer más fácil su vida con noticias de servicios, para prevenirle de lo que se aventura... y otras veces, para que entienda, reflexione, conozca, sobre todo, para reflexionar e implicarse en problemas sociales más profundos, eso puede estar relacionado con un suceso, con una información política e incluso con una noticia de deportes. Esto es un poco a lo que debe tender el periodismo de investigación.

-¿Qué profesionales le han servido de referencia en el periodismo de investigación?

- Parto de la base de que ahora se hace muy poco periodismo de investigación y, a veces, el que se hace no suele ser tal periodismo de investigación, sino que suele ser alguien que te llama o te deja un dossier encima de la mesa, ya te lo deja todo masticado y explicado y tú solamente tienes que darle forma, o sea, la investigación se acaba ahí o cuando te filtran algún informe o alguna noticia.

Pero sí, hay referentes, sobre todo de la prensa nacional: Maruja Torres, Pedro Rodríguez y muchos más que lo hacían en su día. Ahora, creo que cada vez se tiende menos a hacer este tipo de periodismo, quizá por la confluencia de otros medios, la inmediatez de Internet, la sociedad que busca otros valores o que en definitiva quiere implicarse menos en los problemas.

-¿Trabaja solo o forma parte de un equipo?

- En prensa escrita no es necesario un equipo. Para hacer periodismo de investigación, con dos personas es suficiente para no solaparse e incluso una. No es lo mismo si hablamos de televisión que si requiere de un gran equipo.

En prensa escrita, una sola persona, ha hecho grandes trabajos de investigación, recuerdo el libro: “Cabeza de Turco” se trata de un trabajo de investigación sobre la comunidad turca en Alemania y que tuvo un éxito bestial. Yo creo, que una sola persona, si se implica, puede hacer periodismo de investigación.

-¿Los compañeros ayudan o entorpecen?

- No, para el periodismo de investigación, lo habitual es que ayuden. Si necesitas un dato, un contacto, un teléfono que tu no tienes y lo tiene otro compañero, lo normal es que te lo facilite. Creo que incluso se va enriqueciendo el proceso, empiezas tirando de un hilo y resulta que un compañero conoce a un personaje que tiene relación con otro que te puede facilitar el acceso a informes, datos... a través de otra persona. Normalmente se involucra a la redacción. Si tienes que pedir algún apoyo al compañero, siempre te lo da o él se brinda voluntariamente.

Lógicamente, tienes que tener cierta dosis de discreción. En el periodismo de investigación como tal, cuando estás desarrollándolo, cuando estás buceando, buscando unos datos, unos indicios, unas claves que pueden ser verdad o pueden ser mentiras, pero el simple hecho de que las estés manejando, aunque no las hayas publicado, llega hacia fuera e incluso hay personas que te llaman y preguntan: ¿Es verdad que mañana vas a publicar esta noticia...? y tú no has hablado en ningún momento con ellas, esto no quiere decir que halla habido filtraciones, sino que por la forma de preguntar o de indagar le hace suponer a esa fuente que vas por esa línea o vas por la otra. Hay que tener mucho cuidado con la forma de preguntar, indagar... para no dar ninguna pista.

Volviendo a la pregunta inicial, tengo que decir, que los compañeros no solo no entorpecen, sino que ayudan.

-¿Se crean celos profesionales?

- No, no tiene porque haberlos, cualquier redactor que esté capacitado puede hacerlo. Un redactor que quiere implicarse en un tema porque cree que ahí hay materia, por ejemplo, en los temas de Sanidad, pues lo hace y lo desarrolla, si hay otro redactor que quiere investigar sobre el tema de Urbanización, Inmigración... también lo hace, y es más, se les incentiva, se les anima para que propongan temas como estos y lleguen hasta el final en su desarrollo.

Hacer periodismo de investigación (entre comillas), no es algo que esté reservado para la “estrella” de redacción, sino que a cualquier redactor se le supone capacitado y de hecho lo es para que pueda llevar a término una investigación con mayor o menor brillantez, pero que siempre puede hacerlo.

-¿Qué referencias tiene del periodismo de investigación en la Región de Murcia?

- Nosotros, lo últimos que hemos hecho aquí, dedicados muy con detenimiento, han sido todos los temas relacionados con el urbanismo: tema de la Cerrichera, los Alcázares, las ramificaciones de la “Operación Malaya”... También temas relacionados con el agua: el Plan Hidrológico, aunque éste, supone una investigación diaria y continua. Yo tengo la ventaja de que puedo tocar todos los palos, en el ámbito periodístico tengo una visión más global, pero hay gente especializada en desalinización, en depuración... gente muy preparada en estas materias. Básicamente éstos son los trabajos más recientes.

En épocas anteriores ha habido otros más liados en temas políticos como el tema de Carlos Collado en su día, en el que trabajamos meses y meses.

-¿Le han amenazado con querellas?

-Sí, muchas veces me han amenazado con querellas y también he ido a juicio por las mismas. Con esto ya cuento, son gajes del oficio, lo único, es que tienes que tener muy claro todo lo que escribas para que esas querellas queden en nada. Al mínimo error que cometas al final pierdes. A veces por una nimiedad, o por una foto mal colocada o pie de foto mal escrita, te juegas una querella. Hay que llevar cuidado, revisar todo una y otra vez, y cuando estés convencido publicar.

Nosotros en el periódico, no ya en temas de investigación, sino en temas que se puedan considerar de cierta complejidad, cuando no lo tenemos muy claro no lo publicamos aunque los demás periódicos lo publiquen. Hemos tenido varios ejemplos de ello, recuerdo el tema de Pedro Saura en Torre Pacheco: te llega el “chivatazo” la tarde antes (a las siete u ocho de la tarde), pero nosotros queremos ver los papeles, queremos comprobarlo con documentos, como no pudo ser no lo publicamos. Los demás periódicos dieron la noticia al día siguiente, como yo no estaba muy seguro de esta noticia, me fui al Ayuntamiento de Torre Pacheco me senté allí y empecé a pedir papeles y comprobé que efectivamente era así, la noticia era cierta, pero nosotros no dimos la noticia ese día porque no pudimos comprobar la veracidad de la pista, aunque sabíamos que los demás darían la noticia, nosotros queríamos andar sobre seguro y no tuvimos ningún complejo en no publicar. No importa la opinión. Lo que importa es si los escritos se basan en “evidencias" (pruebas). La apriencia de realidad lo tiene todo luego, hay muchas cosas que no la son.

-¿Qué le aporta esta labor de periodista?

- Esto es un veneno, es una adicción con su parte positiva y negativa.

La parte positiva es que te crea satisfacción profesional, el hecho de poder contar las cosas como son, el poder contrastarlas, descubrir algunas cosas, el poder desenmascarar a algún sinvergüenza, te hace sentir bien. .

La parte negativa es que tiene un coste, una erosión personal y familiar muy alto.

-¿Qué reconocimientos ha tenido?

- Entre algunos premios, puede mencionarse: Un premio del Colegio de Ingenieros de Caminos, por el rigor informativo en las noticias relacionadas con el agua y las infraestructuras.

El Diploma de servicios distinguidos por la Comunidad Autónoma por el tema del agua.

Algún premio por colaboraciones a otro nivel.

-¿Qué soñaba de pequeño?

- La verdad es que no soñaba mucho. Cuando fui más adolescente e iba al Instituto no tenía nada definido, fue en COU cuando me vi forzado a tener que elegir algo porque ya se acababa el ciclo. Decidí estudiar medicina y obtuve plaza aquí en la Universidad de Murcia; pero en las últimas semanas cambié y me fui a Madrid a estudiar periodismo

-¿Cuál ha sido su mayor frustración?

- En el ámbito profesional no tengo ninguna, bueno, quizás hacer lo mismo pero trabajando menos horas.

Dejar de lado a la familia es lo que más te frustra y te quema, tratar de corregirlo ¿no?

-¿Estás involucrado en algún movimiento social?

- No, apoyo mucho todo lo que son temas humanitarios, aquí si que me involucro, por ejemplo, colaboro con Médicos Sin Fronteras para que hagan todo lo que puedan por ahí, pero no estoy involucrado en ningún movimiento social.

Soy de la opinión de que el periodista debe estar distante de ciertas cosas para poder trabajar con cierta perspectiva, tener un cambio de visión más amplio.

Cuando te comprometes con unas ideas... eso te ofusca. La región está llena de políticos y de gestores muy inteligentes que se ofuscan en cuanto hablan de política, pierden un poco el norte. Creo que el periodista debe estar al margen de todo eso. Hay que ser honrado con el lector y conocer a la persona que escribe el artículo, saber quién es y de que va. El lector, no debe tragarse el artículo o el reportaje por las buenas.

-¿El tiempo libre de que dispone ¿a qué lo dedica?

- Pues a mi familia, para cosa mía ya tengo el periódico. Cuando salgo del trabajo intento dedicarlo a mi mujer y a mis hijos

-¿Qué música le gusta?

-Me gusta mucho la música clásica, tengo una buena colección de clásicos: Chopin, Beethoven, Bach... Entre los populares me gusta el flamenco. La verdad es que estoy abierto a toda la música, lo que me entra por los sentidos y me gusta, trato de no clasificarlo.

-¿Qué libro esta leyendo?

- He terminado a empujones La catedral del mar. Para leer ya leo mucho todos los días, trato de leer porque es importante estar bien informado, leo mucha prensa. Me gusta leer sobre todo técnicas nuevas de periodismo, alguien que escriba de otra forma, que te enseñe cosas nuevas para no encasillarte, los arranques de la información, cómo enfocar los reportajes o las noticias, intentar no anquilosarte en el estilo. Los periodistas somos personas que prácticamente escribimos a diario y corremos el peligro de empezar siempre con la misma frase que te aburre a ti y al lector, parece que estuvieras rellenando un formulario. Cuando empecé a trabajar en sucesos en Elche, recuerdo que escribía como si de un formulario se tratara. La gente lo que quiere es que le cuentes la historia, no que le cuentes la noticia que son dos cosas muy diferente. En realidad no tienes tiempo para leer otra cosa, salvo en vacaciones.

-¿Tiene algún un vicio?

- Trabajar muchas horas.

-¿Alguna ilusión que no haya podido realizar?

- Quizás escribir un libro sobre el agua, pero no de momento, porque de escribirlo tendría que ser muy cruel con muchas personas, todo se andará.

-¿Qué consejos profesionales le daría a los periodistas que acaban ahora la carrera?

- Ahora la tendencia es ir a trabajar a la televisión y meterse poco a poco en Internet.

En televisión, creo que hay un vacío, hay una necesidad de buscar periodistas de periódico porque se necesita unas cualidades especiales, además de tener olfato para la noticia, saber procesarla, saber entresacar lo que tiene interés para el lector, hay que tener una redacción más o menos brillante, interesante, que no aburra.

Si vas a trabajar en un periódico, tienes que saber editar la página, saber qué foto puede encajar mejor con lo que estás contando, la foto es muy importante en la información, es lo primero que engancha al lector. Es muy difícil encontrar periodistas de papel, quien quiera dedicarse a la prensa escrita, tiene que leer mucho y escribir mucho, sobre todo leer mucho periódico y fijarse en cómo lo hacen los demás, hay que ser despiertos, atrevidos, lanzados, hay que romper, hay que estar renovándose continuamente, el diseño, la tipografía, hay que lavar la cara continuamente, esto si lo completas también con aires frescos en la redacción, con gente que aporte ideas nuevas, mejor que mejor.

-¿Alguna cosa que no le haya preguntado y le gustaría contar?

- Bueno, esto no es como la carrera del médico que se necesita tener para poder ejercer bien su profesión, el periodista más o menos sabe escribir, tiene un blogs en Internet...

Yo me remito a la Constitución, no hay que cerrar puertas, antes bien, hay que abrirlas. Hay excelentes periodistas que escriben y que son Economistas, Abogados, Filólogos que escriben cien mil veces mejor que yo y cualquiera de aquí. Creo que el consumidor como ahora se le llama peyorativamente, necesita tener un referente, una persona de confianza que cuente lo que está pasando en su barrio, en su ciudad, en el mundo, eso hace que el lector, oyente, se confíe y tengan una relación mayor con el informador: me gusta más como cuenta las cosas este locutor que el de las nueve que sólo dice tonterías, en la prensa ocurre lo mismo, la gente busca al periodista que escribe en la página tal porque le gusta más, se identifica más con él.

El periodista, si hace bien su trabajo, debe ser un referente. La información hoy en día casi te atropella, y, es por ello, que necesitas a alguien en quien creer. Esta es la carga de responsabilidad que tiene el periodista.

1 comentario:

Francisco Javier Torá dijo...

Enhorabuena a quien haya realizado la entrevista. Ha resultado enormemente interesante. Saludos.