viernes, 20 de enero de 2012

"Ya no puedes hablar de 'titulares' o 'pirámide invertida', ahora tienes que hablar de 'branding' o 'hosting'"




Los pensamientos de una periodista que deja el papel y las viejas ilusiones por el social media y un futuro más palpable aunque aún intangible

Confundida, sumergida en la incertidumbre… no sé definir cómo me siento en este momento de mi vida.  Con apenas 10 años aposté por el periodismo.  Comenzó a fascinarme esta profesión  por el simple hecho de haber escuchado LA RADIO toda mi vida. Gracias a la influencia de mi padre, seguidor acérrimo de éste medio, y formado culturalmente, entre otras influencias, por esta afición. 

Desde esta etapa de mi vida no dudé ni por un momento que si estudiaba sería  la carrera de periodismo. Me creía con buen criterio, buenas ideas y con ‘la chispa adecuada’ para entrar en este mundo. Y soñaba con ser periodista. Incluso me imaginaba,  a través de mis fantasías,  como una persona mayor contando mi experiencia ante un público boquiabierto. 

Mis padres me dieron la oportunidad de hacerlo, por fin pude empezar a convertirme en quien siempre quise ser. Y, por una casualidad, llegué a Valencia. Con ganas, con fuerza, con entusiasmo, protagonista de mi propio sueño.  Por fin estaba estudiando periodismo. Y lo cogí con mucha ilusión. Ilusión que me empeñaba en mantener, pese a que, año tras año, veía que había gente que destacaba mucho más que yo. 

Después de algunos años más de lo que dura la licenciatura, y después de haber conocido a personas maravillosas que me han hecho aprender lo que nadie sabe, finalicé mis estudios. Una vez más, gracias a mis padres, en gran parte. 

Hasta el momento, había realizado prácticas durante 23 meses en diversos sectores del Periodismo y la comunicación. Televisión, radio,  prensa, gabinetes de comunicación,  agencia de marketing… Eso sí, la mayoría de las veces, sin cobrar.

Tras un año sabático pero enriquecedor a la vez que decepcionante y doloroso en lo personal, por fin comencé a formar parte del mundo laboral.


LA PRIMERA EN LA FRENTE.
Fui a parar a un medio local, un diario mensual  dependiente de una delegación de una de las cadenas radiofónicas más importantes de España. Aquí aprendí mucho, sí;  por mi esfuerzo y porque ‘ya te puedes espabilar’… pero también fui explotada, insultada, ninguneada, menospreciada,  incomprendida  y despedida con un argumento absurdo: 'no tienes carnet de conducir', me dijeron.  Ahora bien, estoy convencida de que mi trabajo lo hice más que bien (conclusión a la que he llegado después de muchos meses).

COMIENZA MI BÚSQUEDA
Me he pateado grandes ciudades, he echado currículums a ‘diestro y siniestro’. Por correo electrónico y personándome en las empresas. También he ‘tirado de contactos’. ¿Y con qué me he encontrado? Con: SE NECESITA UN AÑO DE EXPERIENCIA TRABAJADA. Y de ahí, para arriba.

¿Qué está pasando? ¿Cómo te piden experiencia, después de haber realizado prácticas en numerosos medios, si nadie te contrata por primera vez? No lo comprendo. 

Por otra parte, en numerosas ocasiones, cuando digo lo que he estudiado, seguido de la respuesta: ‘que guay, periodista’, añaden: 'madre mía, pero con la que está cayendo, ese terreno está muy mal…'; a lo que yo contesto: 'no, que va, este terreno ya estaba hundido antes de la crisis'. No nos engañemos.



La mejor experiencia que he tenido como periodista, en cuanto a beneficios económicos y de aprendizaje,  ha sido en un medio valenciano donde habían echado a alrededor de 30 profesionales con mucha experiencia, y en el que nos pedían hacer el trabajo de un profesional, además de ‘lo que tocaba y lo que no tocaba’ hacer. Eso sí, tont@ serías si en esas circunstancias te rebelas, o dices: ‘por ahí no paso’. 

Después de desistir en mi búsqueda y de emprender otra  en otros ámbitos, (como dependienta, repartidora de publicidad, camarera, comercial, teleoperadora y un largo etcétera) me digo: Ana, mucha búsqueda, pero no tienes ni un duro.

En resumen, había acabado la carrera con bastantes prácticas realizadas, busco trabajo, no me sale, comienza la crisis, sale menos trabajo aún, comienzo a buscar en otros campos, me saco el carnet de conducir y me veo en mi pueblo, me después de ocho años sin haber vivido en él, pero además, SIN UN DURO! Con lo cual, la cadena de decepciones se alarga. Por además, querid@s amig@s, si no tienes  trabajo, pero tampoco un euro ni para pipas, ¿Cómo narices te piensas formar? Pues… de ninguna manera.


BÚSQUEDA DE FORMACIÓN GRATUITA Y ONLINE
Comienzo pues, a buscar formación gratuita online. Pero es que no existe!!! Y si existe,  tiene menos garantías que la Sanidad con el Partido Popular! (Usted perdone).

Pero mientras tanto, la decepción aumenta, se hace una bola impresionante.  Por mucho que te muevas, el mundo corre, hay gente que sí que puede formarse, el mundo de la comunicación evoluciona… y es ahí cuando te encuentras con: EL MUNDO DESCONOCIDO. 

Ya no puedes hablar de ‘titulares’, ‘entradillas’, ‘pirámide invertida’, ‘espiral del silencio’, ‘factores noticia’, etc… ahora tienes que hablar de ‘branding’, ‘hosting’, ‘trend topic’, ‘redes sociales’, ‘Community Manager’, etc… algo de lo que nunca has oído hablar. Algo, que has tenido que asimilar tú en función de lo vivo que seas para moverte por la red. Porque parece ser, que por lo visto, lo que antes te parecían términos de ‘frikis’, son el ‘pan nuestro de cada día’ en el mundo de la comunicación y la información. 

Entonces, si a tu inexperiencia trabajada, a tu frustración por volver a casa después de muchos años, a no tener un duro para formarte, a ver que el mundo evoluciona sin ti, etc. le sumas que has perdido el tiempo en internet con lo ‘ocioso’ y no lo con fundamental, trascendente y propio de ‘el periodismo de estos tiempos’. Te dices. ‘CON 27 AÑOS NO SOY NADIE’. 

Así que, sólo me queda echar mano de  la ‘Fe’, encontrar el enchufe de mi vida, o que me toque la lotería.  Y por supuesto, volver a creer en mí. 

Así me siento…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

aYSSS, acabas de describir la mar de bien la situación en la que nos encontramos miles de jóvenes y no tan jóvenes licenciados en Periodismo y en otras muchas disciplinas.

En mi caso lo peor de todo es que encima muchos de mis familiares y allegados no paran de hacerme sentir una inútil por no haber conseguido trabajo de lo mío. Me comparan con tantos otros que tienen aprobadas oposiciones, o trabajos megachulos. O me ponen los típicos ejemplos de todos esos programas de españoles/triunfadores por el mundo.

Para colmo hay varias compañeras de mi promoción que han conseguido trabajos de periodistas bastante vistosos. Una ha acabado de funcionaria y otra anda últimamente de reportera en TVE.

Cuando intento explicarles que la primera está ahi por un enchufazo como la copa de un pino, y la segunda porque sus padres le han costeado estancia y máster en periodismo televisivo en TVE (unos cuantos kilos mínimo), me ponen cara de no creerme o pensar que me justifico.

Hay también quien me ha llamado derrotada, y lerda, por echar curriculums en supermercados, bares, mcdonalds y curros asi mas normales. Que, por cierto, ni de ahi me sale nada. Y eso que, además de formada y educada, soy mona, de trato agradable y muuuy trabajadora.

Lo peor es que entre estudios, curros para pagarnos los estudios, y prácticas, muchos hemos alcanzado ya la treintena, y ya no nos quieren en ninguna empresa.

Fíjate que hasta he empezado a tener ansiedad y claros signos de depresión. Pero tampoco quiero contagiarte mi estado de ánimo, disculpa.

¿Tú te has planteado prepararte unas opos? a mi se me quitan las ganas porque no sé cómo narices me pagaría la academia. Y porque la idea de pasarme varios años estudiando como una loca muy posiblemente para nada me termina de amargar ya seriamente. Pero con todo y con eso aún no descarto la idea del todo, viendo el panorama que hay.

Bueno, te mando ánimos y un abrazo de alguien que te entiende a la perfección. Disculpa el rollazo que te he soltado!!

poetadelalba dijo...

Lo cierto es que yo me he visto obligado a emigrar a Luxemburgo por el puto país de pandereta en el que vivismo donde los grandes puestos los tienen los que cuentan con más pasta o mejor enchufe. He tenido incluso que postergar un poco la carrera de Periodismo, pero ahí seguiré en la brecha. No os desaniméis y seguid siempre luchando, aunque sea en otro lado donde nos valoren como merecemos. Ya os digo que aquí es increíble como no tienen en cuenta si tienes coche o no, hijos, treinta tacos lo que sea. Tengo un colega de curro que ha entrado a trabajar con cincuenta tacazos nada menos. En fin, lo dicho. La culpa no es nuestra sino del país de pandereta en el que se ha tornado España. Una pena. Y lo que decía la anterior es cierto. Sin enchufes o pasta na nai. yo tuve la suerte de entrar de becario en el Parlamento Europeo sin enchufes porque una profesora en su momento confió en mi y me confió la traducción de un libro que me abrió las puertas de la beca Schuman, pero te das cuenta de que hasta ahí, en fin, para qué hablar. Un abrazo. Y a seguir siempre de pie en la lucha.